SER MIRADOS (Maxi Gutiérrez)

Posted on

Lunes. Ocho de la mañana. En el listado de paciente dados de alta en el hospital aparece el nombre de Tatiana. Ni rastro de informe. Buceo en la historia: ingreso programado tras quimioterapia para intervención, UCI en un postoperatorio complicado y casi un mes de estancia en el hospital. Cáncer, metástasis, exéresis e intervención de varios servicios para atender sus múltiples patologías.

Nunca hemos visto a Tatiana en nuestro centro de salud a pesar de su considerable edad. Son de esas adquisiciones que llegan con las maletas repletas y se bajan del tren en marcha.

La enfermera llama, detecta varias necesidades y decidimos visitar juntos a Tatiana al final de la mañana.

 

Llegamos al domicilio. Todo correcto, pero todo extraño. No hay familia, hay compañeros. No hay hogar, hay habitación.

Miro a Tatiana, sonríe. Nos sentamos junto a la cama y empezamos esas conversaciones de los que nunca se han visto y se cuentan sus historias. Una vida larga, cuatro hijos, exilio y búsqueda de refugio hace apenas dos años en España, enfermedad reciente y periplo por batas blancas. Una vida.

– Estoy bien -dice, sin perder la sonrisa- Contenta y agradecida de que esto me haya pasado aquí. Débil, pero ya me recuperaré.

Dolor contralado, deposición puntual, sueño difícil. Exploramos lo conocido de la enfermedad. Provocamos preguntas que hoy al menos, no se pronuncian en alto. Raquel cura la herida y limpia la vía con exquisito cuidado mientras Tatiana sigue con esa temerosa sonrisa. Y la continuidad…

-¿Cuándo tienes consulta? -pregunto-

-Mañana

-Y ¿cómo vas a ir al hospital?

-Mi hijo ha conseguido una silla de ruedas. Hay un autobús y…

Miro a la calle. Llueve.

-Vamos a ver si podemos ponerte una ambulancia.

-Gracias, de verdad, gracias

(silencio…)

-¿Gracias? ¿Gracias por qué, Tatiana?

-Por mirarme.

Voy camino de casa pensando en la mirada de esa mujer postrada que sonríe y agradece haber sido mirada. ¿Cuántas otras miradas durante esa mañana me pasaron desapercibidas o cuántas rehuí?

Los pacientes antes de ser cuidados, antes de ser atendidos necesitan ser mirados. Que me miren y me reconozcan es una necesidad que todas y todos tenemos. Ser mirado es la mínima dignidad que cualquier persona puede pedir de otro que se acerca. Ser reconocido es el primer paso para poder establecer una relación. Sostener la mirada es la puerta de entrada para descubrir al ser humano que tienes enfrente.

Y para mirar… para mirar hay que frenar. Las inercias y los automatismos de cada día me llevan a saltar a las personas y ponerme tres pasos por delante. ¡Hay que frenar!.

Pareciera que la debilidad de Tatiana le hubiera dejado muchas veces al margen del camino. Pareciera haber pasado desapercibida en demasiadas ocasiones. Y hoy, he frenado, nos hemos encontrado y se ha sentido mirada.

8 comentarios sobre “SER MIRADOS (Maxi Gutiérrez)

    Maribel escribió:
    25/11/2019 en 08:45

    Solo decirte gracias. Por expresar lo que hemos sentido algunos algunas veces, y por agitar la conciencia de quienes pudiéndolo haber hecho , lo hemos rehuido.
    Buena semana

      maxigutierrez respondido:
      25/11/2019 en 09:15

      Gracias a ti por dejarte interpelar, por dejarte mirar y por preguntarte por tus miradas.
      Abrazos!!

    Pilar Obregón Perez escribió:
    25/11/2019 en 18:56

    Me ha encantado tu reflexión.La verdad es que en nuestro día a día basta tener los ojos abiertos para VER pero MIRAR implica la necesidad de tener esa voluntad de profundizar en lo que ves,de atravesar una puerta que no siempre nos conducirá lugares fáciles y cómodos….Hay muchas formas de pasar consulta pero sólo cuando miramos nos sentimos realizados en nuestra profesión….

      maxigutierrez respondido:
      03/12/2019 en 00:26

      Pasar consulta así supone complicarse la vida e implicarse en la vida.
      Ahí estamos, siempre aprendiendo… buscando miradas y aliviando necesidades.
      Gracias, Pilar.

    MIGUEL ANGEL escribió:
    27/11/2019 en 09:38

    Gracias por contar con tanta sensibilidad un comportamiento tan humano y profesional.

      maxigutierrez respondido:
      03/12/2019 en 00:29

      Gracias a ti por vibrar… y seguro que por mirar!

    Gotzon escribió:
    02/12/2019 en 09:26

    Hola Maxi, qué suerte tiene Tatiana, yo tampoco me puedo quejar, de tener a un médico de familia que le mira. También por pensar en ella más allá de su enfermedad, de su diagnóstico. Con estas reflexiones me reafirmo en la ceguera de nuestros directores por no incluir la figura del trabajo social en la atención primaria de salud. Puede que algún día alguno o alguna de ellas se dé cuenta de la importancia del apoyo social en salud. Nunca perderé la esperanza.

      maxigutierrez respondido:
      03/12/2019 en 00:28

      Lo social y lo sanitario casi siempre juntos en la Atención Primaria!!
      Hacemos lo que podemos para mirar de forma coordinada… salvando dificultades y buscando caminos.
      Saludos, Gotzon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s