MAS PERSONAS Y MENOS PACIENTES (Maxi Gutiérrez)

Posted on Actualizado enn

Rodeados de patología los profesionales sanitarios nos encontramos cegados por la enfermedad. Es para nosotros “un caso bonito” –así lo calificamos entre compañeros- aquel que presenta unos síntomas que nos inquietan y nos hacen acudir a nuestro libro de medicina interna en el reto de ponerle una etiqueta diagnóstica.

Así vivimos, inmersos en patologías, casos, síntomas, etiquetas y diagnósticos. Así nos educaron en la universidad. Y así nos trasmitieron en el hospital, durante nuestros años de formación, que esa era la labor de unos buenos profesionales entregados a sus pacientes.

Supongo que cuando diagnosticaron a Mikel de su Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) aquellos profesionales lo etiquetaron de un “caso bonito” aún cuando esta terrible enfermedad conduzca a la limitación y a la dependencia.

No conocí la historia de Mikel como una historia clínica. No conocí sus antecedentes familiares y personales, sus síntomas ni su exploración física. Conocí la historia de Mikel como una historia con Alma, así se titula el documental donde se presenta. Difícilmente puede alguien quedar indiferente ante aquello que es un testimonio de vida y de aceptación de una nueva vida. Me impresionó sobremanera y también me enseñó a amar mi propia vida y a valorar más la vida de mis pacientes.

12569621843_4904f80bc6_o

Hace unos pocos días Mikel murió. Ha sido tan relevante para muchos que incluso su muerte ha sido recogida en numerosos medios. Fue un hombre grande.

Y en aquel momento uno de sus médicos, Julio Gómez, nos trasmitió una visión de Mikel y de su historia que me ha hecho pensar mucho: “se me hace difícil decir que conocí a un “enfermo de ELA”. Conocí a Mikel, una persona completa que entre otras muchas cosas que configuraban su vida estaba la ELA”. Impresionante testimonio.

Los profesionales de atención primaria y de la medicina de familia presumimos de ser especialistas en personas, de ver más allá del síntoma o el órgano para atender el conjunto. Tratamos con personas, unas veces sanas y otras en situación de enfermedad, unas veces con pérdidas puntuales de salud y otras con problemas crónicos pero, todos ellos personas. Y a pesar de todo, ¡cuántas veces aislamos el síntoma o la enfermedad de la persona!. Yo el primero.

Hay muchas razones (por no decir excusas) para ello pero, creo que la más profunda es la protección y el miedo a implicarnos o a palpar el sufrimiento tan cerca que pueda tocarnos, hacernos daño.

Esto también es parte de nuestra tarea y de nuestro riesgo pero, si lo obviamos también nos arriesgamos a perder el privilegio de todo lo que la persona (y no tanto el enfermo) nos puede aportar.

(Quiero aprovechar para agradecer a Mikel, a Julio y a tantos lo que su testimonio compartido me aportan)

Anuncios

Un comentario sobre “MAS PERSONAS Y MENOS PACIENTES (Maxi Gutiérrez)

    albertoenblogalta escribió:
    27/02/2014 en 20:29

    Pequeños – grandes privilegios. Conocer gente como Mikel vale más que muuuuchos cursos, sin duda necesarios. Mikel no quería ser ejemplo. Y fue ejemplo. Es ejemplo. Preferiría jugar con Ane antes de que su vida inspirase estos blogs. Y le ha tocado mostrar su dolor para que otros aprendamos a valorar nuestro gozo. Va por ti, Mikel!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s